domingo, 19 de abril de 2009

Creencias obtusas



Con un grito atravesado en ninguna parte, vago. Esperando no sé qué cosas. Espero, desespero. Escarbo, escucho. No hay nada. Vacío. Es mi mente, es mi alma, es mi corazón. Se rompe, se repara, lo destrozo, no lo quiero. Maldito corazón que me hace estas bromas pesadas. Vuelo, paso por tu lado, no me ves, no me sientes, soy invisible, no me oyes, no me hueles, no me tocas, no me amas, no me hablas. Maldito corazón. No lo quiero, vete. Me llena, me rompe, me vacía, me trae, me lleva, me coge, me encoge. Mi piel se retuerce, te extraña, te quiere. Pero mi voz no soporta lo que mis ojos ven, lo que mis manos desean. Quiero una vida nueva, noches largas, quiero movimientos de lana, un corazón de hierro. No quiero sentir. Quiero fumar a tu salud. Por lo volátil de las palabras, lo ilusorio de tus besos, de tus mordidas.

Tus mordidas. Mis mordidas. Vamos al inicio. Al árbol de donde caímos. Al tiempo donde yo no sabía nada, ni sospechaba, sólo creía. Como si fueras una religión antigua. Déjame caminar por ese desierto donde están los te quieros de mis días buenos. No sé cómo empezar a creer, soy atea. Pero necesito tu verbo, tu carne, tu vino, tu pan.

3 comentarios:

Javi dijo...

Sobrecogedor.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

AL TORERO QUE NO HACE LA CRUZ, EL DIABLO SE LO LLEVA.

Oriana P. S. dijo...

Gracias Javier y Manuel por comentar. Qué haría esta luna sin ustedes? Sería la de todas las noches, la que se ve; pero es mejor investigar lo que hay en el lado oculto...

:)